Decir Miau…

Fuente: Página 12 – Autora:  Romina Calderaro

El caso del diseñador despedido por decir Miau.

Ariel Horton es hijo de desaparecidos y en 2017 le hizo Miau al presidente durante un evento. No lo insultó, no lo amenazó, no lo golpeó: le dijo “miau” al presidente Mauricio Macri y fue el maullido más caro de su vida. Ariel Horton es diseñador gráfico, su padre integra la lista de 30.000 desaparecidos durante la última dictadura cívico militar y fue despedido por Interpublic, subcontratista de General Motors, el 21 de julio de 2017. Ese día, el líder de Juntos por el Cambio visitó el pabellón José Alfredo Martínez de Hoz de la Sociedad Rural Argentina en el marco del evento denominado Salón del Automóvil y cuando Macri pasó por el stand, Horton decidió maullarlo. “No lo quería agredir, pero tampoco iba a estar tranquilo conmigo mismo si dejaba que caminara como si nada pasara el responsable de un gobierno negacionista que habló del curro de los derecho humanos”, dijo a Página/12 en una entrevista exclusiva a pocos días de que trascendiera el fallo de cámara laboral que le da la razón a la empresa que lo echó mediante la figura “pérdida de confianza” hacia el empleado. En la sentencia, a la que tuvo acceso este diario, se prioriza el respeto hacia la investidura presidencial por sobre la libertad de expresión y se considera el maullido un hecho agraviante. A través de su abogado, Horton decidió presentarse ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación y si no obtiene el resultado que espera, ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

El día del incidente, Horton estaba trabajando en el pabellón de Chevrolet del Salón del Automóvil. Su trabajo era la difusión en redes sociales del evento y su abogado explicó a este diario que su maullido no le generó ningún perjuicio a la empresa para la que trabajaba. Después del paso de Macri y el maullido, sus jefes lo invitaron a retirarse del stand y quince minutos después lo llamaron por teléfono primero para increparlo y después para invitarlo a renunciar. Como no lo hizo, la empresa lo echó sin pagarle la indemnización correspondiente con el argumento de “pérdida de confianza”. Horton decidió llevar a la justicia su reclamo y seguir buscando trabajo. No le resultó fácil conseguirlo.

–¿Cómo estabas psicológicamente cuando te enteraste de que ibas a estar en un evento en el que te ibas a cruzar a Macri?

–Yo estaba movilizado por el hecho de tener que cruzarme con un tipo que discutía el número de desaparecidos, que hablaba del curro de los Derechos Humanos. Recordemos también que Elisa Carrió, miembro del gobierno, pedía prisión domiciliaria para los pobres viejitos genocidas. Era un combo. Y yo hacía relativamente poco tiempo había recibido el legajo “reparado” del laburo de mi viejo, que era ferroviario. En el legajo de su empresa hasta ese momento figuraba “abandono del puesto de trabajo” y en realidad lo secuestraron y hoy sigue desaparecido. Hay un papel que dice que le tendrían que haber mandado el telegrama de despido, pero no había plata en la caja chica. El papel anterior era la denuncia de mi mamá en la CONADEP. Leer cómo se trató la desaparición de mi viejo desde el punto de vista burocrático fue muy fuerte. Eso me pasó un par de meses antes de la visita de Macri al Salón del automóvil, de la que la que me enteré un par de días antes.

Miguel Ángel Horton, el papá de Ariel, fue secuestrado delante de su madre cuando ella estaba embarazada. Ella vivió mortificada de sólo imaginarse que ese día también se la podrían haber llevado a ella y que Ariel podría haber sido robado, como los 500 bebés que la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo calcula que fueron víctimaS de esa situación. Cuando se enteró de que se iba a cruzar cara a cara a Macri, Ariel supo que el silencio no era una opción.

–¿Cómo fue que tomaste la decisión de decirle algo cuando pasara?

–En el momento, me pregunté si yo podía seguir viviendo tranquilo conmigo mismo quedándome callado mientras este tipo caminaba por ahí como si no pasara nada después de las cosas que dijo, después de las cosas que estaba haciendo, con una ministra de Seguridad como Patricia Bullrich. Si yo no decía aunque sea “Miau” no iba a vivir tranquilo.

–¿Y por qué te inclinaste por el “Miau”?

–Veo los casos posteriores: un tipo que se saca una foto con Macri mientras hace la ve, otro que le pide que haga algo porque se está muriendo de hambre, un intendente que le dijo “domador de reposeras”, una conductora de televisión que lo llamó “fracasado”. A mí me salió el Miau. Me pareció algo inocente. Sabía que iba a resonar en él sin la necesidad de insultarlo. Porque no lo insulté, no lo amenacé, pero quería marcar una línea. A Cristina le decían “yegua, puta, negra, montonera” y no pasaba nada. Esto es ridículo. Pero el significado del “miau” tiene mucho peso porque “gato” se llama en la cárcel al entregador, al facilitador, al dependiente del poder ajeno. En ese momento me salió eso y es lo que sigo pensando de él.

–¿Qué sentiste cuando ese día te invitaron a renunciar?

–Primero, sorpresa. No lo podía creer. En el momento me echaron del stand y a los 15 minutos ya me estaban llamando para increparme e invitarme a renunciar. Por suerte lo pensé y no lo hice. Y después me puse a pensar en la persona que hace que alguien pierda su trabajo por algo así. Y eso que en la empresa sabían que yo era hijo de desaparecidos.

–¿Y Macri qué hizo cuando escuchó el Miau?

–Miró hacia el lugar en el que estaba yo y continuó haciendo sociales tranquilamente. Un tipo de seguridad incluso contuvo una risa. De hecho, hoy el propio Macri se ríe de que le digan “Gato”. Lo que me lleva a pensar dos cosas: o que o lo coachearon para que se ría de eso o que no sabe bien lo que quiere decir.

–Pensaba que vos fuiste víctima de una triple injusticia: el despido y la convalidación del mismo en dos instancias judiciales.

–Es que es un correlato de poder. Asusta lo veleta que es Poder Judicial y ese es un problema gravísimo que tenemos. De acuerdo al gobierno que haya se toma una postura distinta. No es la postura del poder judicial, sino la del poder de turno.

–¿Cómo te afectó el triunfo de Macri?

–Me dio mucha vergüenza ajena que casi seis de cada diez personas lo hayan votado. Miraba por la calle a cada uno para saber quiénes serían. En el gobierno anterior se lograron tantas cosas a nivel cultural y de avance en materia de derechos humanos que casi te diría que en ese momento temía por el retroceso que se iba a producir más que por la economía.

–Tal vez Macri se entere, leyendo esta nota, de que ese día que le maullaste te echaron y que la justicia le dio dos veces la razón a la empresa. ¿Qué pensás que va a pensar?

–Si tiene un mínimo de criterio, le tendría que dar vergüenza que hayan echado a un tipo por eso. Tendría que mandar un mensaje tipo “muchachos, paren”. El fallo dice que maullé violentamente. Explicame cómo se maúlla violentamente. Un intendente le dijo hace poco, que me pareció fantástico, “domador de reposeras”. Y me parece que ahí estamos cayendo en la agresión más que con un “miau”. Es delirante el despido. Son delirantes los fallos porque no afecté ningún interés de la empresa. Estamos hablando de una competencia de obsecuentes. La empresa obsecuente con General Motors, la justicia chupándole las medias al presidente con el argumento de defender la investidura presidencial. Es de locos, son más papistas que el Papa.

–¿Te costó volver a conseguir trabajo?

–Sí. Pero no por lo que me pasó, sino porque no hay trabajo. Y fue brava esa época porque yo estaba bajoneado, no me indemnizaron y me tuvieron que prestar plata mis viejos durante casi un año.

–Decidiste seguir peleando y presentarte en la Corte Suprema de Justicia. ¿Por qué?

–Me causa gracia tener que ir a la corte por esto. Pero esto no debería haber pasado nunca. Cristina se reía de los insultos. No pasaba nada. Y el tema no fue sólo el despido. Fue duro tener que pelear con los jueces y decirles, “Ché, no te parece que es una boludez esto? “No, no, la investidura presidencial”. Yo todavía no lo puedo creer.

–¿Cómo te sentís respecto del probable fin del gobierno de Mauricio Macri?

La economía es un tema urgente porque hay gente que tiene hambre y punto. Pero no es lo que más me preocupa. Quiero vivir en un país en el que quede claro que matar por la espalda está mal. Cuando asumió Macri, tenía miedo de que ocurriera lo que está pasando, tener a una ministra de seguridad que dice que está bien matar de una patada a un tipo porque tiene un tramontina o que esté de acuerdo con que la policía mate por la espalda. Espero que eso cambie.

–¿Por qué no hablaste hasta ahora?

–No me gusta estar bajo el haz de luz, tengo un perfil bajo y no quería que se sintiera que yo estaba haciendo publicidad de esto. Pero el fallo de cámara me pareció demasiado.

— ¿Cómo seguís elaborando la desaparición de tu papá?

–No se supera nunca. Es una marca que se lleva toda la vida. No me gusta convertirlo en bronce y es algo que aprendí de mi mamá. Hoy mi vieja me dice que él era un tipo que tenía, como todo ser humano, sus cosas buenas y sus cosas malas. Pero era un tipo que luchaba por lo que creía.

–En el fallo dice que si hubieses expresado con palabras tu opinión en vez de maullarle al presidente, otro gallo cantaría. ¿Te arrepentís del “miau”?

–Yo creo que si me hubiera expresado con palabras, directamente me hubiesen metido preso. No me arrepiento del “Miau”: me arrepiento de no haber ido más al frente. En ese momento no lo hice porque pensé que estaba poniendo en juego mi trabajo. Decir lo que uno piensa no es ninguna boludez. Mi viejo murió por eso. 

Barrio y Comunas

Mapas y Planos

Mapa oficial CABA
Share via
Copy link
Powered by Social Snap