A 30 años de la firma de la Convención de los Derechos del Niño

Esta semana en el Salón San Martín de la Legislatura Porteña un panel integrado por Estela Carlotto, Nelly Minyersky, Nora Schulman, Claudio Espósito y Miriam García; analizaron los avances y cuentas pendientes sobre los derechos reconocidos para los seres humanos menores de 18 años y las violencias que sufren.

La Convención sobre los Derechos del Niño, fue firmada en 1989 por casi 200 Estados de las Naciones Unidas

Los niños tienen derecho de pleno desarrollo físico, mental y social y para expresar libremente sus opiniones, establece la Convención. Minyersky, abogada con amplia trayectoria en derechos humanos y de familia, afirmó que “la escucha del niño es algo que tenemos que construir”. Recordó que la Convención “es el tratado que ha sido más firmado por países, pero que más violaciones ha tenido”, ya que muchos niños sufren hambre en el mundo, como en Argentina. La profesora universitaria reflexionó sobre “la Educación Sexual Integral, que no es reclamada” y afirmó que “así como las mujeres se están empoderando, los niños también deben hacerlo”. La abogada valoró el Código Civil de 2015, que “nos trajo un nuevo modelo de familia”.

Espósito le dio micrófono a un niño de 15 años con discapacidad. Lautaro afirmó que “los niños participan poco de las políticas públicas que les conciernen, ya que los funcionarios y políticos casi no nos convocan y entonces no podemos ser escuchados”.

Schulman contó la gravedad que significa que una niña sea abusada: “cuando es violada y la obligan a tener un hijo, no es escuchada”; como los casos que citó en diferentes zonas de la ciudad y el interior del país. García, madre, alertó que en muchos casos “hay una naturalización del abuso”, por parte del entonro.

Carlotto recordó que “las situaciones aberrantes que escuchamos”, se basan en la total “falta de respeto a los niños”. Recordó su época como docente en Brandsen en la década de 1950, donde daba clases a “chicos sin recursos” y que “estas cosas ya pasaban” y quedaba muchas veces en el silencio, que era una forma de justificarlo. La diferencia es que “ahora hay una respuesta social interesada en contra del ocultamiento”. La jornada terminó con la convicción que todos tienen una función para asegurar que todos los niños y niñas disfruten de su infancia. La conferencia fue auspiciada por el diputado Leanardo Santoro (UC).

La Convención sobre los Derechos del Niño marcó un cambio ideológico fundamental, en el que la Argentina tuvo un rol privilegiado. A partir del 20 de noviembre de 1989, niños y niñas dejaron de ser la propiedad de sus padres, o beneficiarios de la caridad para ser seres humanos con derechos propios. Individuos y miembros de la familia y la comunidad, con derechos y responsabilidades apropiados para su edad y su madurez. 

Además de este viraje ideológico que planteó la Convención, por el cual se reconoce la singularidad e intimidad de los niños y niñas, así como la valoración de su voluntad y sus opiniones, este instrumento internacional prefiguró las directrices para su protección y asistencia por parte de los Estados. Los países que, como el nuestro a partir de 1990, adhirieron a la Convención, deben poner en marcha políticas destinadas a promover el desarrollo de la infancia e involucrar a las personas menores de 18 años en los procesos de formulación de esas políticas.
Entre ellas, las Naciones Unidas destacaron tres compromisos inspirados en la encomiable tarea de búsqueda, reparación y ampliación de derechos que desde 1977 venían persiguiendo las Abuelas de Plaza de Mayo. Desde 1978, cuando la ONU reparó por primera vez en las desapariciones que se sucedían en la Argentina, las Abuelas daban continuidad a su trabajo por recuperar a los nietos y nietas robados por los represores. Sin ánimo de venganza, la esperanza era encontrarlos y desarticular el sistema de sustracción de identidades que militares y civiles habían montado para mantener a esos niños lejos de sus legítimas familias.
La prueba incontrastable de que las Abuelas no reclamaban solo por sus nietos, sino por el conjunto de los niños, niñas y adolescentes está en los artículos 7, 8 y 11 de la Convención. Allí se cristalizaron el derecho de todos los niños a ser registrados inmediatamente después de su nacimiento, a tener un nombre, una nacionalidad y a padres que cuiden de ellos. A preservar su identidad, sus relaciones familiares y a recibir asistencia y protección por parte del Estado en caso de que alguien les suprima o robe su identidad. El último de los “artículos argentinos” también compromete a los Estados partes a luchar contra los traslados ilícitos de niños al extranjero.
La inclusión de este articulado no solo refiere a los crímenes cometidos contra niños y niñas en casos de terrorismo de Estado, sino que resulta de primordial importancia para uno de los delitos más graves que sufren nuestras sociedades: la apropiación y trata de personas. Gracias al trabajo conjunto que venimos realizando junto a Abuelas de Plaza de Mayo en la Defensoría del Pueblo, hemos comprendido mejor que el de la supresión y robo de la identidad de niños y niñas no fue una creación del sistema represivo ilegal, sino una práctica que lamentablemente precede a la aparición de los regímenes totalitarios y que, con sus variantes, continúa hasta hoy.

Barrio y Comunas

Mapas y Planos

Mapa oficial CABA
Share via
Copy link
Powered by Social Snap