Arquitectura para la salud: entre la urgencia y el futuro

Los edificios de salud en todo el mundo se ven especialmente desafiados en medio de la crisis del COVID 19. Es por ello que TENDIEZ inaugura un nuevo canal digital, convocando a los expertos que serán conferencistas del próximo evento TENDIEZ “Experiencias en arquitectura e ingeniería para la salud” a responder dos preguntas claves: ¿Cómo se está enfrentando la urgencia desde nuestra infraestructura de salud?. Y una vez superada esta crisis, pensando en el futuro: ¿Cómo habrá que diseñar y gestionar el cambio en los edificios de salud de Argentina?

1. ¿Hoy, cómo se está enfrentando la crisis del COVID 19 desde el recurso físico de salud en Argentina?

+ Arq. Miguel Sartori -socio del Estudio TySA: “A partir de los acontecimientos por la aparición del COVID 19, los argentinos nos vimos conminados a encarar la inminente tarea de adaptar la infraestructura hospitalaria existente para alojar una gran cantidad de pacientes infectocontagiosos, leves hasta críticos, con un altísimo grado de simultaneidad, tanto en internaciones transitorias, como en terapias intensivas comunes o aisladas. Para lograrlo hubo que implementar soluciones “heroicas”, como por ejemplo la ocupación de hoteles y el armado de hospitales modulares para, de alguna manera, dar respuesta a esta demanda, ya que la planta física actual no da abasto a tal demanda”.

+ Ing. Armando Negrotti – director de la consultora Lilac Space: “En estos 15 años que nos dedicamos a la gestión de la infraestructura hospitalaria y al facility management en la región, siempre hemos insistido y pocas veces fuimos escuchados: para hacer frente a las contingencias hay que tener políticas definidas, procesos desarrollados y personal capacitado con anterioridad. En el momento que surge la emergencia es muy difícil ponerse a definir lo que no está definido y lograr del personal resultados para los que no fue entrenado. En Argentina somos maestros en la improvisación aunque aparecen pilotos de tormenta que logran llevar la nave a buen puerto, con gran esfuerzo y altísimos porcentajes de solidaridad y entrega. Vivimos resolviendo los problemas del día, y solo reaccionamos cuando nos golpea un fuerte acontecimiento. Basta ver la conferencia TED de Bill Gates de 2015 que anda circulando  para darnos cuenta que desoímos las señales que se venían dando, por desgracia, no sólo la Argentina… ¡sino el mundo!. Ahora se llama COVID 19, pero podría haber tenido cualquier otro nombre, forma o color con similar virulencia. Faltó previsión, prevención y entrenamiento, y nos tomó mirando para otro lado…

+ Arq. Liliana Font – socia del Estudio AFS: “Siempre pensamos que la logística operativa y la flexibilidad son pautas de diseño determinantes en la concepción de la arquitectura para la Salud. Pero hoy con la aparición del COVID 19 estos conceptos están cambiando de escala y temporalidad. Desde la instancia de admisión e ingreso de pacientes que comienza con un llamado telefónico, desencadenando una serie de movimientos y alertas, hasta el proceso de triage y derivación se ha generado una nueva necesidad de espacios y una exigencia en tiempos y seguridades sin precedentes”.

Arq. Rita Comando – especialista en Planificación del Recurso Físico en Salud, quien desde la gestión en el Hospital General de Agudos Dr. Carlos G. Durand, de CABA, destaca dos acciones principales: “Por un lado nos focalizamos en brindar capacitación y protecciones personales al personal de mantenimiento y limpieza, de acuerdo a la tarea que realiza y al lugar donde la realiza. Además debemos protocolarizar los procesos, trabajando en la cultura organizacional, ya que en momentos como estos, es muy difícil cambiar malos hábitos y costumbres o falta de rutinas de mantenimiento preventivo, deficientes insumos o tareas de limpieza”.


2. ¿A futuro, cómo habrá que diseñar y gestionar el cambio en nuestros edificios de salud?

+ Ing. Armando Negrotti – director de la consultora Lilac Space: «El ideograma chino de crisis tiene incorporados los conceptos de peligro y oportunidad. Parece demostrado que en nuestro país necesitamos enfrentarnos con el peligro o la tragedia para reaccionar. Así como el incendio de Cromagnon llevó a cambiar integralmente el concepto de prevención de incendios, y la tragedia de Once a renovar la vetusta infraestructura ferroviaria, es esperable que la pandemia del COVID 19, una vez superada, lleve a una profunda revisión de los espacios para la salud y su infraestructura, desde la arquitectura, la ingeniería y la gestión, para adaptarla a los nuevos desafíos que se enfrenta la medicina».

+ Arq. Miguel Sartori: Si bien estamos transitando una situación excepcional, es evidente que nuestros hospitales, que fueron concebidos para responder a programas médico-arquitectónicos desactualizados, son obsoletos. Las nuevas necesidades que surgen de la medicina actual y en vistas a los avances del futuro, nos plantean a todos los que formamos parte del equipo de profesionales de la salud, la obligación de redefinir el concepto de hospital, del latín: “hospitālis”, ‘relativo al huésped’, ‘hospitalario’. Debe ser un centro de salud flexible, que pueda dar respuesta a nuevos programas, hoy desconocidos, con la misma eficiencia, en pos de la salud de la población.

+ Arq. Liliana Font: “La flexibilidad entendida como una característica del diseño modular y del sistema constructivo, adaptable a la demanda médica a lo largo del tiempo, pasa a tener un sentido más amplio. La estandarización, la prefabricación y la generación de grandes espacios con futuro indeterminado son los nuevos objetivos que reemplazan, al menos parcialmente, la mecánica de adaptación al cambio por la necesidad de prever un futuro incierto. Entendemos que tamaño desafío sólo podrá encararse trabajando en equipo, articulando todos los recursos del área pública, privada y de obras sociales a lo largo de nuestro país y compartiendo a su vez las experiencias con el mundo entero”.

+ Arq. Rita Comando: “Haciendo una reflexión sobre el diseño de los edificios de salud del futuro, destaco tres aspectos claves:
En primer lugar, la flexibilidad espacial: Así como los hospitales de emergencia se piensan con espacios que puedan rápidamente adaptarse a recibir víctimas en masa, hoy nos damos cuentan que esta premisa debería ser una característica de diseño general. El agregado que se sumó, es que el Hospital debería poder contar con dos circuitos de acceso, uno para presuntos pacientes contagiados y otro para pacientes que vienen por otras causas (embarazadas, pacientes que se dializan, etc). Esto ya se había analizado y organizado durante la gripe H1N1 o en las áreas de pediatría durante el periodo de la bronquiolitis. Dado los acontecimientos se debería incluir como una premisa de diseño, al analizar el flujo de pacientes.

Por otro lado, en los ´90 con la incorporación de los conceptos de humanización espacial en la atención de pacientes, se diseñaron mesones de atención abiertos para que hubiera contacto cercano entre el personal y los pacientes y/o familiares. Hoy esto supone un gran riesgo para el personal de salud, que incluye no solo a los médicos y enfermeros sino también a administrativos, recepcionistas, etc. Ellos están totalmente desprotegidos. Se deberán repensar esas áreas para garantizar la salud del personal, mediante paneles de vidrio con micrófonos u otro sistema que se diseñe. En tercer lugar está la cuestión de las superficies de terminación, respecto del Covid 19, si bien este punto es ya considerado en el diseño hospitalario. Pero es oportuno remarcar que las superficies deben ser lisas, de fácil limpieza, resistentes a los productos de limpieza que deben ser de un solo paso detergente y desinfectante derivados del cloro”.

Barrio y Comunas

Mapas y Planos

Mapa oficial CABA
Share via
Copy link
Powered by Social Snap