Festival de Cine Coreano de Buenos Aires

El Museo Nacional de Bellas Artes (MNBA) presenta, a partir de hoy y hasta el 22 de noviembre, una nueva edición del festival de cine coreano Han Cine, organizado por el Centro Cultural Coreano de la Embajada de la República de Corea, que este año podrá verse en forma gratuita a través de la plataforma CINE.AR como parte del Festival Internacional de Cine de Mar del Plata.

Este ciclo –que también cuenta con el apoyo del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA), el Festival de Cine Independiente de Seúl y el soporte técnico de ARSAT– ofrecerá una selección de 20 películas realizadas recientemente, que representan un panorama de la cinematografía coreana actual. 

La diversa propuesta permitirá ver largometrajes de distintos géneros y estilos, desde comedias románticas y dramas, hasta documentales, animación y cine independiente. Entre los filmes que componen esta edición se cuentan “El lector de rostros” y “Un taxista: los héroes de Gwangju”, ambos protagonizados por Song Kang-ho, actor estrella de la premiada “Parasite”. También películas de acción, como “Escuadrón de alta velocidad” y “Gangnam Blues”, con el actor Lee Min-ho, y bélicas como “Frente de batalla” y el clásico thriller situado en la frontera entre las dos coreas, “Área de seguridad compartida”, del famoso director Park Chan-wook. El policial se hace presente con “Diario de un asesino” y “Crímenes ocultos”, esta última protagonizada por Kim Yoon-seok, quien a su vez es director de “Minoría de edad”, también en pantalla.

Por primera vez, el Han Cine cuenta con la participación especial del Festival de Cine Independiente de Seúl, que ofrecerá una selección de cinco títulos para el público argentino. Completan la programación las taquilleras “El gran golpe” y “Asesinato”, el filme de animación “Un perro valiente”, el thriller financiero “Dinero sucio”, y la comedia “Llaves cruzadas”.

Cuándo y dónde se podrán ver las películas:

El festival se inaugura hoy, lunes 2, con una transmisión en vivo con las autoridades de las instituciones involucradas y especialistas en el tema. Los largometrajes del Han Cine se podrán ver bajo modalidad de “video on demand” (VOD), a través de CINE.AR Play y sus aplicaciones, hasta el domingo 22 de noviembre, de forma libre y gratuita (solo para espectadores en territorio argentino).

Programación:

Dinero sucio (2019)

Dirección: Park Noo-ri

Los avatares y las estafas del mundo financiero aparecen en este filme de suspenso de manera clara. Un joven corredor de bolsa desea la riqueza; un hábil hombre de negocios lo educa en ciertas prácticas que esconden una estafa monumental, una trampa para el protagonista. No solo se trata de un paisaje del mundo de la codicia vestido con el mejor traje del entretenimiento, sino también de una historia de iniciación con un sentido más profundo.


Escuadrón de alta velocidad (2019)

Dirección: Han Jun-hee

El título cumple con lo que promete: un escuadrón de policía que se dedica a capturar gente en las rutas, especialmente los que salen a toda velocidad a –o por– cometer delitos. Aquí hay un tipo con mucho dinero, un psicópata que se vuelve un monstruo tras el volante, una investigación y una búsqueda para capturar al villano que muestra también el lado irracional de los propios agentes de la ley. Una película de gran virtuosismo visual, narrada con nervio y precisión absoluta.


Minoría de edad (2018)

Dirección: Kim Yoon-seok

Dos tramas típicas del melodrama se combinan en esta película notable. Por un lado, los dolores de crecimiento de un par de adolescentes; por otro, el amor prohibido entre dos adultos. Un chico y una chica descubren que la madre de él y el padre de ella tienen un amorío y tratan de intervenir para deshacerlo. Pero las cosas empeoran, especialmente cuando aparece un embarazo fuera de cualquier plan. Se trata, sobre todo, de una película sobre la madurez y cómo las pasiones –ese componente imprescindible del melodrama– se imponen a lo racional.


Crímenes ocultos (2018)

Dirección: Kim Tae-Gyun

Un detective encuentra a un informante. Ese informante es acusado de asesinar a su novia. Es, también, un asesino serial con un plan muy preciso y alambicado para salir de prisión a pesar de confesar ciertos crímenes, y para eso es clave la manipulación del detective. De eso se trata “Crímenes ocultos”:  de lo que esconde una puesta en escena a través de la manipulación de la información. Y cómo el pasado y las emociones juegan un rol definitivo en la historia de las personas.

Llaves cruzadas (2016)

Dirección: Lee Kae-Byeok

Remake del filme japonés “Key of Life”, esta comedia cuenta cómo el mejor asesino a sueldo y un actor con algunos problemas, tras un accidente, “intercambian” sus lugares en el mundo. El resultado es una historia sobre lo que es verdad y lo que no, sobre la memoria, sobre la ficción y su sentido, todo narrado con velocidad y simpatía sin por eso dejar de lado la construcción virtuosa de los personajes.


Frente de batalla (2011)

Dirección: Jang Hun

Este drama sobre la Guerra de Corea tiene como punto de vista dominante el de un conjunto de soldados de ambos lados que se ven envueltos en el caos al que lleva una contienda casi sinsentido. Gran parte del filme transcurre en 1953, poco antes de que el armisticio tenga efecto, y muestra cómo la contienda divide a un pueblo hermanado en muchas otras cosas. Espectacular en sus momentos de acción, emotiva en aquellos que pintan las relaciones humanas, es un excelente fresco sobre el sinsentido de la guerra.


Bienvenidos a la aldea (2005)

Dirección: Park Kwang-Hyun

Ópera prima de Park Kuwang-Hyun basada en su propia obra teatral, narra el encuentro fortuito de un aviador estadounidense, una patrulla surcoreana y otra norcoreana en un pueblo tradicional, ajeno completamente a los azares de la política y la guerra. Y cómo la responsabilidad humana termina primando sobre los discursos patrióticos. O, en todo caso, cómo el auténtico sentido de la lucha es la protección de quienes no pueden protegerse, en una gran reflexión sobre el sentido (o sinsentido) de la violencia.


El lector de rostros (2013)

Dirección: Han Jae-rim

Esta película –primer episodio en una trilogía dedicada a las artes adivinatorias– es al mismo tiempo un retrato histórico y social con ribetes políticos, y un relato emparentado con el cuento de hadas ambientado en el siglo XV. Hay un hombre con la rara habilidad de adivinar los hábitos, los deseos y la personalidad de cualquiera con solo mirar su rostro; un buen –o mal– día, decide aceptar una lucrativa oferta para ejercer su arte, y eso lo lleva a una lucha de poder palaciego. Una película notable por su combinación de reconstrucción histórica y fantasía tradicional.


Diario de un asesino (2017)

Dirección: Won Shin-yeon

Nuevamente, la combinación de intriga policial y melodrama da como resultado un filme original. Aquí tenemos a un hombre que, tras sufrir abusos en la infancia, está convencido de que hay gente que merece morir. Lo hace de manera precisa, sin crueldad, hasta que un accidente desencadena sus síntomas de Alzheimer, y decide dejar de matar y dedicarse a su hija. Pronto deja de confiar en su memoria y lleva un diario, hace amistad con un policía y comienza a sospechar de otro asesino. Un notable filme sobre la moral vestido con las mejores ropas del suspenso.


Un taxista: Los héroes de Gwangju (2017)

Dirección: Jang Hun

Contar un hecho histórico desde una perspectiva cotidiana es uno de los grandes desafíos del cine cuando tiene que retratar lo real. Aquí todo se basa en la historia real de un taxista que, accidentalmente, se ve envuelto en el Movimiento Democrático de Gwanju, en mayo de 1980, donde comenzó la lucha por la democratización de la Corea del Sur moderna. Los ribetes trágicos de la historia están equilibrados con la mirada humana, cotidiana de los protagonistas.

Gagnam Blues (2015)

Dirección: Yoo Ha

Una película que recuerda el mejor cine de los años setenta, ambientada en esa época, cuando un barrio humilde de Seúl comienza a transformarse en un enorme desarrollo inmobiliario que involucra a la mafia. En medio de este contexto, el filme narra la historia de amistad y separación de dos hombres que deben equilibrar sus sentimientos con las crueles necesidades de un mundo sin escrúpulos. Gran combinación de acción y drama.


El gran golpe (2012)

Dirección: Choi Dong-hoon

El cine ha tratado con recurrencia el tema del robo sofisticado, complejo, lleno de trucos y trampas, que se basa especialmente en el engaño y la inteligencia. Eso es, con brillo, ritmo y humor, “El gran golpe”, donde diez ladrones van tras un diamante pero, como siempre, suceden cosas imprevistas. Lo interesante del filme, narrado con precisión matemática, es cómo comunica la humanidad de todos sus protagonistas, sus razones y posibilidades, sin dejar de lado el juego catártico del crimen.


Área de seguridad compartida (2000)

Dirección: Park Chan-wook

A esta altura, “Área de Seguridad…” es un clásico del cine coreano contemporáneo. Realizado por uno de los directores más célebres de ese país, Park Chan-wook (Oldboy), narra cómo un incidente criminal ocurrido en la frontera “libre” compartida por las dos Coreas es objeto de una investigación. Lo interesante es cómo, poco a poco, la política va cediendo espacio a las decisiones morales de los protagonistas, y cómo ambas cosas interfieren entre sí en un universo que no admite respuestas simples.


Un perro valiente (2019)

Dirección: Lee Choon-Baek, Oh Sung-yun

La animación coreana está entre las que mejor y más rápido se desarrollaron en las últimas décadas. Este filme combina el dibujo animado tradicional “a mano” (en el diseño) y el uso de lo digital (en el rodaje), creando un estilo totalmente único. La historia de un grupo de perros abandonados que parten en busca de un lugar donde establecer su propia sociedad, lejos de los humanos, tiene todos los elementos de humor y emoción que cierto cine animado “occidental” ha olvidado cómo combinar hace demasiado tiempo.


La suerte de Chan-sil (2019)

Dirección: Kim Cho-hee

Un país que ha desarrollado un panorama audiovisual tan rico y amplio no puede dejar de tener películas que reflexionen sobre el cine. Este filme independiente sobre una productora que, repentinamente, se queda sin trabajo y se emplea como doméstica en la casa de una actriz retirada permite apreciar la tarea del séptimo arte bajo una mirada que no cae ni en la autoparodia ni en la cita, sino que, a través de la comedia humana, muestra cómo el arte se relaciona con la vida.


Maggie (2018)

Dirección: Yi Ok-seop

Un buen día, en un hospital, aparece una placa de rayos X que muestra a una pareja teniendo sexo (bueno, sus huesos). Cuando nuestra protagonista, convencida de que la imagen le pertenece, quiere renunciar, resulta que todo el hospital está vacío: todos piensan lo mismo. Con un humor surreal, a veces disparatado y otras poético (sin dejar de ser disparatado), una metáfora sobre relaciones, responsabilidades y libertades en el mundo moderno.

Picnic de mediodía (2018)

Dirección: Kan Dongwan, Kim Hanra, Lim Ojeong

Tres historias (una familia, un grupo de jóvenes, un hombre solo) que tienen en común salir en un viaje campestre. Se trata de responder, de algún modo –nunca definitivo– la pregunta fundamental: ¿por qué pertenecemos a un grupo, por qué decidimos ser parte de una sociedad, por qué no estamos solos? Con humor y drama, este filme triple juega con la pregunta y deja al espectador la alternativa de la respuesta.


Sin dinero y sin futuro (2017)

Dirección: Lee Dong-wong

Este documental narra el viaje de una banda punk coreana a un gran evento hardcore en Japón. En realidad, es mucho más que eso: la película interroga por el sentido del punk, por su dimensión tanto artística como estética, por la relación de los personajes con su arte, por el costado frívolo de los fenómenos pop, por un sesgo generacional. Lo hace con sinceridad y con humor, y con enorme empatía por cada uno de los personajes.


Microhábitat (2017)

Dirección: Jeong Go-Woon

Una mujer deja todo (incluso su casa) para conservar sus tres necesidades: cigarrillos, whisky y novio. Aunque en tono a veces dramático, esta es una comedia absurda que se pregunta, justamente, qué es lo que necesitamos para ser felices en un mundo que cada vez nos exige ser más competitivos. La mirada empática con la protagonista permite al espectador salir de la anécdota y, al acompañarla, plantearse esas preguntas.


Asesinato (2015)

Dirección: Choy Dong-hoon

La compleja relación entre Corea y Japón en la primera mitad del siglo XX es el telón de fondo de este drama de espionaje que analiza la invasión japonesa sobre Corea, la Resistencia, la intervención de China y Manchuria, etcétera. Pero, como sucede con un cuento de espionaje, se trata de un filme sobre decisiones morales, sobre mentiras que parecen verdades y verdades increíbles. Con un gran diseño de producción, una extraordinaria muestra de cine histórico y de entretenimiento.

Barrio y Comunas

Mapas y Planos

Mapa oficial CABA
Share via
Copy link
Powered by Social Snap