Subte: Renovaron la concesión de Metrovías por 12 años más, era el único oferente

Subterráneos de Buenos Aires S.E. (Sbase) aprobó este martes 29 la nueva concesión para la operación y mantenimiento de la red de subtes y Premetro de Buenos Aires a la actual operadora, Metrovías.

Era el único oferente de los tres originales que seguía en carrera.

El contrato puede extenderse tres años más y estipula un cambio tecnológico

La adjudicación se publicará en los próximos días en el Boletín Oficial porteño. 

El contrato otorgado a la empresa del grupo Roggio será por 12 años -con opción a extenderlo por tres más- y los compromete a “continuar con la mejora del servicio y la modernización del sistema”, informaron desde Sbase.

El proceso licitatorio comenzó en 2018, con tres oferentes en carrera; pero entre fines de 2019 y principios de este año, dos de esas empresas -RATP (subsidiaria del Metro de París) junto con Alstom; y Keolis, con Transport for London y Corporación América, de Eduardo Eurnekian- anunciaron su retiro. De esta manera, la única que siguió en juego fue el grupo local Benito Roggio Transporte, asociado con Metrovías, operadora del servicio desde hace 26 años.

Los tiempos para aprobar la concesión quedaron prorrogados “hasta que se hiciera cargo el nuevo operador”.  La resolución N° 3382/2020 determina que el contrato entre en vigencia dentro de los 90 días tras la publicación, con algunas modificaciones con respecto al que operaba hasta ahora: prevé inversiones en infraestructura y tecnología para “brindar un mejor servicio a los usuarios y a lograr una relación más cercana entre ellos y la empresa”, agregan en el comunicado.  Además, si la empresa no cumple con el servicio pautado, no recibirá el pago correspondiente. Es decir, se remunerará en base a un indicador coche/kilómetro comercial (CKC), o lo que es lo mismo, el servicio efectivamente prestado. 

Entre las modificaciones de contratación, también se destaca que la concesión será por el término de 12 años, con posibilidad de prórroga por otros 3, en lugar de los 20 años de la concesión anterior. Se trata del plazo mínimo establecido para que la explotación resulte rentable, explicaron desde Sbase. 

El operador pasará a hacerse cargo de los gastos resultantes de las revisiones generales del material rodante, y se prevé un incentivo por incremento de la demanda de pasajeros producto de su gestión. Qué cambiará del servicio actual  La propuesta para esta etapa es “pasar de un mantenimiento 2.0 a uno 4.0; esto es, a un esquema predictivo, que implica una reorganización de toda la estructura”, dicen. Aseguran que “permitirá adelantarse al desgaste natural de escaleras, ascensores, trenes, vías e instalaciones, y efectuar el mantenimiento a un menor costo y tiempo para mejorar el servicio y la experiencia de los usuarios”. 

Por otra parte, se trabajará en un nuevo sistema de información al usuario que permitirá brindar datos en tiempo real ante alteraciones del servicio. Para esto, se digitalizará la operación a nivel tráfico, automatizando algunos de los mensajes que debe dirigir el conductor o guarda al público usuario. 

El operador propuso la creación de una nueva app que, además de contener información básica -como los horarios del próximo tren, estado de los medios de elevación y frecuencias-, incorporará nuevas funciones: libro de quejas online, información general de la red y atención en línea, entre otras.  

Estaciones inteligentes

Además, en función del modelo que opera en varias ciudades de Europa, proponen poner en funcionamiento “estaciones inteligentes” con las siguientes características: 

-Actualización de las pantallas LED de acceso a las estaciones inteligentes, que permitirán el monitoreo remoto y el envío de mensajes ilimitados desde el área de Información al Usuario. 

-Tótems digitales interactivos (TDI) con información de la red, del estado del servicio y conectividad con colectivos, el sistema Cómo llego y encuestas.

-Modernización de las máquinas de recarga de tarjeta SUBE y validadores unificados.

-Reemplazo de molinetes actuales por puertas de vidrio doble hoja en estaciones con gran flujo de usuarios, para reducir la evasión. 

-Señalética inteligente sobre líneas de molinetes con indicación del estado de servicio. -Señalética estática en andenes y señalética bilingüe. Mejora de señalética en estaciones de combinación. 

-Guía para personas con movilidad reducida.     

-Nuevas pantallas de Próximo tren con información de los siguientes dos arribos.

-Botones de ayuda en accesos y andenes.

-Sistema luminiscente en el piso de andenes y vestíbulos para una circulación más fluida y segura. 

-Nuevos equipos en boleterías, que permitirán mayor rapidez y seguridad en las operaciones, entrega de ticket, retrocarga, mensajería desde y hacia el supervisor y botón antipánico.

-Sistema de sensores de temperatura para activar/desactivar los ventiladores de la estación.

-Paneles solares para garantizar el uso de energía sustentable.

Hasta 1994, el Subte fue operado en forma directa por Subterráneos de Buenos Aires SE (SBASE), la empresa estatal titular de la red. La entonces Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires, que dependía del gobierno nacional, acordó con el gobierno de Carlos Menem que el Subte fuera dado en concesión al sector privado junto con los servicios ferroviarios metropolitanos del Gran Buenos Aires.

La empresa Metrovías, adjudicataria del “grupo de servicios 3”, se hizo cargo del Subte y de la línea Urquiza; la Ciudad continuó siendo titular de la red de subterráneos, pero sin potestad ni control sobre la concesión, que era nacional. La línea H, construida por SBASE e inaugurada en 2007, estaba fuera de la concesión nacional. Inicialmente se previó que fuera operada por SBASE, pero el gobierno de Jorge Telerman resolvió entregarla a Metrovías, entre otros motivos porque la empresa era la única con material rodante con el que prestar servicio –paradójicamente, material propiedad de SBASE, pero sobre el que la Ciudad no tenía jurisdicción en función del acuerdo de concesión–.

Producto de esta anomalía, todos los gobiernos que se sucedieron en la Ciudad desde 1996 habían reclamado la devolución de la concesión de Metrovías al ámbito porteñoA fines de 2011 la la Legislatura porteña sancionó una ley por la que se aceptó la devolución del Subte, se declaró un régimen de emergencia –del que deriva el acuerdo de operación y mantenimiento aún vigente con Metrovías como operadora– y se estableció un nuevo marco regulatorio.

La ley 4472 establece tres modalidades de operación del servicio: concesión, operación pública o empresa mixta.

Barrio y Comunas

Mapas y Planos

Mapa oficial CABA
Share via
Copy link
Powered by Social Snap