14 de febrero Día de los Enamorados y Día Mundial de la Energía: para enamorarnos y cuidar nuestro planeta

Con el objetivo de promover el uso de fuentes alternativas y disminuir la utilización de energías no renovables, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha señalado el 14 de febrero como la fecha para conmemorar el Día Mundial de la Energía. Se celebra así cada 14 de febrero para recordar la necesidad de cuidar este recurso no renovable.

La utilización de fuentes energéticas no renovables y las técnicas empleadas para su extracción, según la ONU, son responsables en un 60% de la emisión de gases de efecto invernadero que repercuten en el cambio climático, razón por la cual la organización ha expresado preocupación por la generación de energía limpia.

Además, según Naciones Unidas, más de un tercio de la población mundial no tiene acceso a formas avanzadas de energía, siendo los 30 países más desarrollados -con el 15% de la población total- los usuarios del 60% de las nuevas formas de energía. En este contexto cabe enmarcar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), un conjunto de 17 medidas -contenidas en la Agenda 2030 y aprobada por Naciones Unidas- en materia de derechos humanos, educación, respeto al medio ambiente y lucha contra la corrupción. Algunos de los objetivos planteados son:

  • Garantizar el acceso a una energía asequible, segura, sostenible y moderna para todos” es el principio recogido en el ODS7. Para ello, se plantean una serie de metas, de aquí a 2030, con las que contribuir directamente al desarrollo de las comunidades más desfavorecidas de una forma respetuosa con el medio ambiente.

• Garantizar el acceso universal a servicios energéticos asequibles, fiables y modernos.

• Aumentar considerablemente la proporción de energía renovable en el conjunto de fuentes energéticas.

• Duplicar la tasa mundial de mejora de la eficiencia energética.

• Aumentar la cooperación internacional para facilitar el acceso a la investigación y la tecnología relativas a la energía limpia y promover la inversión en infraestructuras energéticas y tecnologías limpias.

• Ampliar la infraestructura y mejorar la tecnología para prestar servicios energéticos modernos y sostenibles para todos en los países en desarrollo.

  • Ir hacia un modelo energético sostenible: descarbonización

• Cambiar vectores energéticos, como el consumo de productos petrolíferos (siempre que haya una alternativa viable), por otros con menores emisiones, como el gas natural.

• Desarrollar un parque de generación eléctrica basado exclusivamente en energías renovables.

• Implantar medidas de eficiencia para no desperdiciar energía en consumos innecesarios.

• Es necesario contar con todas las tecnologías y energías disponibles en este periodo, ya que prescindir de forma precipitada de la energía nuclear, del carbón, o de los productos petrolíferos entre hoy y 2030 significaría poner en riesgo la eficiencia económica de la transición o la seguridad de suministro.

Consejos sustentables para todos los días:

Compartimos algunos consejos que podemos poner en práctica para administrar correctamente el uso de energía en casa, la escuela o la oficina:

  • Aprovechar al máximo la luz natural del exterior y apagar luces si no es necesario su uso.
  • Comprar lámparas LED. Consumen 10 veces menos y duran hasta 40 veces más que las comunes.
  • Poner el aire acondicionado a 24°C. Nunca dejarlo encendido si no hay nadie utilizándolo. Chequear que no haya ventanas abiertas.
  • Desconectar los equipos que no se estén usando: electrodomésticos, PC, juegos y cargadores de celulares, tablets o notebooks. Los aparatos en modo stand-by consumen el equivalente a dos lámparas LED, y es energía que se desperdicia.
  • Evitar lavar la ropa o planchar en los horarios de mayor demanda de energía; hacerlo después de las 9 de la noche o temprano a la mañana.
  • Usar eficientemente el lavarropas, secadora y lavavajillas. Utilizarlos a carga completa y evitarlos siempre que se pueda, como por ejemplo, la secadora.
  • Mantener aire acondicionado, heladeras, hornallas y lámparas en buenas condiciones. Los aparatos limpios consumen menos.
  • Conocer cómo se obtiene la energía y el impacto que genera para la vida en todas sus formas, es fundamental para brindar desde las escuelas el conocimiento necesario para promover hábitos más sustentables. El consumo responsable se puede lograr si cada persona, tanto como individuo y como parte de un grupo, contribuye con pequeñas acciones a la gestión sostenible de este recurso clave para el desarrollo de la sociedad.

Barrio y Comunas

Mapas y Planos

Mapa oficial CABA
Share via
Copy link
Powered by Social Snap